Cáliz

Piezas recibidas en nuestro taller.

Fechas atrás, recibíamos el encargo de recuperar uno de aquellos primitivos cálices de Félix Granda. Desde una localidad malagueña nos remitían una serie de piezas desmontadas a las que faltaba el nudo central. Conservaba, no obstante, cuatro figuras de marfil (S. Pedro, S. Pablo, y dos evangelistas) y un esmalte de la Inmaculada con una orla con pedrería.

Cáliz de Lampedusa

Hoy no vamos a hablar de ornamentos abigarrados ni materiales costosos. A menudo como orfebres, estamos acostumbrados a trabajar profusamente los materiales para embellecer, dignificar y solemnizar el culto mediante los objetos litúrgicos. Sin embargo, curiosamente, hace unas semanas y tras un largo recorrido llegaba a nuestras manos una pieza singular, un extraño cáliz en el que no encontrábamos gracia ni técnica especial. Simple, desprovisto de ornato, aparentemente incompleto y realizado con materiales muy pobres, el cáliz debía ser acondicionado para su uso litúrgico.

Suscribirse a RSS - Cáliz