Yonoh, Piró Orfebres, D. Carrión. Fotografía de Julio D. Moreno
Herráiz, Piró Orfebres, Q. Medina. Fotografía de Julio D. Moreno

Diseño y artesanía, una relación íntima

Con motivo de la última edición de la Valencia Disseny Week tuvimos ocasión de participar en un evento que trataba de estrechar relaciones entre dos disciplinas que parecen muy alejadas. Se trataba de desarrollar en común un proyecto en el que un chef proponía un plato a un diseñador, que inspirado en éste, diseñaba un recipiente para servirlo, y un artesano lo realizaba.

En nuestro caso, el chef David Carrión del Restaurante Submarino de l’Oceanogràfic de Valencia, ideó una ensalada de sardina ahumada. El estudio creativo Yonoh nos proponía un recipiente inspirado en un atolón y un cardumen. Se trataba de un conjunto de líneas ondulantes que, con un acentuado sentido contemporáneo, sólo podríamos conseguir mediante técnicas tradicionales.

Por supuesto, para una producción en serie de la pieza, cabría pensar en técnicas de estampación industrial. Pero se trataba de la realización de una única pieza (además de disponer de un período de tiempo muy limitado), y dadas las características del diseño, se requería de procedimientos totalmente manuales. Para ello realizamos un molde de DM en el que estampamos chapa de latón de 7 décimas de milímetro, mediante mazas de asta de toro -material que no daña el metal-. La chapa de metal conformada, se repasó mediante cincel sobre pegunta, y se acabó de alisar todo lo posible mediante el batido de la chapa con diferentes martillos sobre tas y un posterior pulido. El disco sobre el que se dispondría la comida se torneó mecánicamente. Para la decoración del plato tuvimos que realizar un cincel especial, con forma de lentejuela, a fin de crear una textura inspirada en un cardumen de peces. Los acabados debían resaltar las diferentes zonas del plato, por lo que se optó por plata mate en el disco que recibiría la comida, níquel negro en el resto, y níquel brillo en la parte inferior del mismo.

El resultado final es un interesante juego de formas y colores que se complementan en el plano simbólico y en el estético. Una pieza de diseño contemporáneo en la que se han empleado técnicas rabiosamente ancestrales.

El segundo proyecto en el que participamos corresponde a la diseñadora Yolanda Herráiz, junto al chef Quique Medina del Restaurante Apicius. Un diseño de trabajo más mecánico, aunque no exento de ciertas dificultades. Se trataba de un disco, más parecido a un plato convencional,  con un recipiente interior y un ala muy ancha, dividida por tres cortes en los que la chapa se doblaba para trabajar como tres apoyos. Se realizó también en chapa de latón de 7 décimas de milímetro, torneada en torno de repulsado manual, y con los dobles del ala hechos a cincel sobre tas. Posteriormente se pulió y se optó por un acabado en níquel mate.           

En Diseño al Plato, la muestra que reúne todos los proyectos, queda patente la estrecha relación que puede haber entre diseño y artesanos del metal, la cerámica o el vidrio. Pueden y deben mantener una estrecha vinculación, quizá no tanto para una producción masiva, pero sí en otros estadios del proceso de creación de un producto.

Piró Orfebres
Compartir: